El ángel del Apocalipsis vaticinó el juicio final en la biblia: ¿Estamos cerca del fin del mundo?

Este 05 de abril se cumplieron 600 años de la muerte de San Vicente Ferrer4 min


0
103 shares

En mundo siempre ha fantaseado con la llegada del Apocalipsis, de hecho en reiteradas oportunidades se han creado teorías conspirativas sobre la llegada del juicio final, las cuales se basaban en escritos milenarios como la de los Mayas y el fin el mundo en el 2012 y también en la combinación del 666 en 06 de junio del 20006. Sin embargo, ninguna de esas hipótesis fueron comprobadas, aunque siempre surgen otras nuevas «teorías» que siguen interesando a muchos; ahora, con la llegada del coronavirus, muchos alegan que ahora si podría tratarse del punto final pero lo cierto -hasta ahora- no estamos cerca del fin del mundo.

Si hay algo que ha hablado de la llegada del fin del mundo o del Acopalipsis como tal, ha sido la iglesia católica, pues en el sagrado libro en muchas de sus  páginas se refieren a menudo sobre el Juicio Final y la llegada del Anticristo, lo que por años ha generado gran expectativa sobre si ocurrirá o no.  Uno de los protagonistas del fin del mundo en el libro sagrado, es un Santo, el cual lleva por nombre de San Vicente Ferrer, el cual se ganó el título de “Ángel del Apocalipsis” predicando el Evangelio de manera poderosa y persuasiva.

Incluso la Bula de Canonización de Pío II llamó a San Vicente Ferrer «el Ángel del Apocalipsis, que vuela por los cielos para anunciar el día del Juicio Final, para evangelizar a los habitantes de la tierra».

Este 05 de abril de 2020 se han cumplido 600 años de la muerte de San Vicente Ferrer, pero sus palabras siguen siendo tan poderosas y necesarias como siempre. En este reportaje producido por el Register que Portaluz ofrece en español, antes de ver su predicación sobre el Juicio Final, el Anticristo y el Fin del Mundo, entendamos lo poderoso que fue como predicador en toda Europa, comenzando en su España natal, mirando una simple muestra de a quién llegó y los milagros que realizó.

Como sacerdote dominico, Vicente Ferrer predicaba en su propio idioma o en latín, pero dondequiera que fuera, todos entendían milagrosamente cada una de sus palabras como si estuviera predicando en su idioma. Los pecadores por miles, incluso los más endurecidos, se arrepintieron. Cuando el curioso rey moro mandó a buscarlo, después de que Vicente Ferrer diera sólo tres sermones, 8.000 moros se convirtieron y quisieron ser bautizados. Estimaciones modestas sitúan la conversión de judíos en una ciudad tras otra de España en 25.000.

En una importante conferencia en la Iglesia, la predicación de Vicente vio a 14 de los 16 rabinos convertidos en el lugar. En Toledo, a medida que los judíos se convertían en cristianos, convirtieron su sinagoga en una iglesia bajo la advocación de la Virgen.

Como Jesús resucitó a la viuda del hijo de Naím, a través del poder de Cristo San Vicente detuvo una procesión fúnebre y ordenó que el cadáver se levantara, devolviendo la vida al muerto. En total, devolvió 28 muertos a la vida. Incluso después de su muerte, dos personas muertas colocadas en su tumba volvieron a la vida.

Curó innumerables enfermedades físicas, haciendo maravillas con el nombre de Jesús y la señal de la cruz. En una de ellas, restauró el uso de los miembros de un niño lisiado incurable que finalmente se convirtió en el Obispo de Barcelona.

En la confesión, podía leer las almas. Compartía los anticipos celestiales de los futuros eventos, como decirle a una madre que su hijo pequeño se convertiría en Papa y lo canonizaría – lo que sucedió cuando el niño se convirtió en Calixto III. (En la canonización el cuerpo de Vicente Ferrer fue encontrado incorrupto.) Antes, durante una hambruna en Barcelona, anunció que dos barcos venían cargados de maíz. Nadie creyó. Ese mismo día, como se predijo, llegaron los barcos.

Muy devoto de la Virgen, predicó y demostró el poder del Rosario a través de la conversión inmediata obtenida al rezarlo.

Predicando el Juicio Final

Jesús vendrá no como su primera venida en humildad y pobreza, sino «con tal majestad y poder que el mundo entero temblará», comenzó el Ángel del Apocalipsis en un sermón. Cuando detalló poderosamente la gloria y el horror de la separación de las ovejas y cabras descrita en Mateo 25, se dice que los pecadores se asustaron y lloraron. Él quería que lo hicieran porque él mismo temía ese día y temía por todos aquellos a los que predicaba.

Vincente se lo dijo a la multitud:

La gente dirá ‘a las montañas y a las rocas’: Caed sobre nosotros y escondednos del rostro del que está sentado en el trono y de la ira del Cordero» (Apocalipsis 6:16). Sin embargo, Jesús dijo: «Pero cuando estas cosas empiecen a suceder, mirad y levantad vuestras cabezas», «porque vuestra redención está cerca» (Lucas 21:28). La Madre Bendita se sentará con él. Jesús separará a los pueblos de las naciones como un pastor separa las ovejas de las cabras.

San Vicente advirtió: «Ese día será mejor ser una oveja de Jesucristo que haber sido un Papa, o un rey, o un emperador».

Vicente detalló poderosamente cinco virtudes reveladas en la Escritura que distinguen a las ovejas: «inocencia sencilla, amplia misericordia, paciencia firme, obediencia verdadera y penitencia digna».

En primer lugar, la simple inocencia es cuando una persona «vive sencillamente, sin herir a nadie en su corazón, odiando, ni difamando en el habla, ni golpeando con las manos, ni robando». Tal vida «se llama simple inocencia, que hace de un hombre una oveja de Cristo».

En cada caso, San Vicente detalla las razones del porqué. Una oveja no ataca con cuernos como un toro…

…ni muerde con sus dientes como un lobo, ni golpea con las pezuñas como un caballo… …si quieres ser una oveja de Cristo, no debes golpear a nadie con cuernos de conocimiento o de poder, porque los abogados golpean con los cuernos del conocimiento, los juristas, los abogados, o los hombres que tienen gran conocimiento. Mercaderes engañando a otros. Los señores y los matones golpean con los cuernos del poder, saqueando o hiriendo, y extorsionando, usando calumnias y amenazas, y cosas por el estilo. Escuchad lo que dice el Señor por boca de David: «Y quebraré todos los cuernos de los pecadores, pero los cuernos de los justos serán enaltecidos» (Salmo 74:11).

«Morder» es difamar la reputación del prójimo, y devorar diciendo «nada bueno que alabe a alguien, sino sólo lo malo», así que «los difamadores no son las ovejas de Cristo, sino lobos del infierno».

Ingresa aquí para leer más…


¿TE GUSTA ESTO? ¡¡¡COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS!!!

0
103 shares