Jamie Lee Curtis confesó su amarga experiencia con la cirugía estética y por qué paró

Curtis ha llegado a esta conclusión: "Nada de eso funciona". "1 min


0
86 shares

La actriz veterana Jamie Lee Curtis, conocida por su participación en Halloween Kills, ha reconocido lo duro que fue criarse en el ambiente hollywoondse, pues recordemos que ella es  hija de los también veteranos Tony Curtis y Janet Leigh. 

Según Curtis, ver cómo sus progenitores se hacían «liftings’ faciales y ‘liftings’ de cuello» le mostró la dura realidad del envejecimiento en la industria del cine.

Con información de SensaCine

«Soy hija de estrellas de cine. Vi a mis padres hacerse ‘liftings’ faciales y de cuello. Vi disminuir su trabajo. Vi que su fama no disminuía. La controversia de mucha fama, pero no mucho trabajo es muy difícil para la gente», comienza Curtis en el podcast People in the 90s. «Es muy difícil ser famoso pero no estar haciendo lo que te hizo famoso. Y por el resto de tu vida eres famoso por algo que hiciste hace mucho tiempo y persigues esa atención».

Curtis ha recordado que se sometió a un procedimiento para eliminar las bolsas en sus ojos después de una mala experiencia durante un rodaje. «Hace diez años, antes de que nadie lo hiciera, me quité la grasa de debajo de mis ojos porque estaba en una película y estaba hinchada. Y puedo recordar al cámara diciendo: ‘No puedo grabarla». La actriz también recuerda que criticaron su físico en la película Perfect.

En la actualidad, tras someterse a diferentes procedimientos estéticos, Curtis ha llegado a esta conclusión: «Nada de eso funciona». «Existe la ilusión de que una vez que lo hagas estarás bien. Y eso es una mierda. Me veía peor. Peor», explica.

Por eso, y para hacer ver a la gente que el aspecto de los famosos en las alfombras rojas y otros eventos no es la realidad, Curtis propuso a una revista un interesante dúo de imágenes. «Sabía que iba a hacer la portada de More. Dije, este es el trato: ‘Me haré una fotografía en mi ropa interior, sin maquillaje, sin peluquería, sin luces de lujo, con mi cuerpo tal como es. Si me prometéis que vais a imprimir eso, de arriba a abajo, en una página separada y después vais a imprimir la imagen de mí totalmente glamurosa en la página de al lado’. Ese era mi trato con ellos, para hablarles de la realidad de la autoestima y del hecho de que me había sometido a una cirugía plástica, que es donde encontré por primera vez Vicodina».


¿TE GUSTA ESTO? ¡¡¡COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS!!!

0
86 shares