Meghan Markle es acusada de difamación por su hermana 📑⚖️

2 min


0
51 shares

Samantha Markle, al igual que Thomas Markle hace con su hija, parece que tuvo claro que, el noviazgo de Meghan Markle con el príncipe Harry supondría su descubrimiento mediático (aunque lo es solo de padre). Si ya se había convertido en una especie de azote público contra la exactriz con un beligerante primer libro de memorias, luego ha continuado con su particular guerra demandando a la duquesa por difamación.

Aquella autobiografía ya desde el título, que traducido sería Diario de la hermana de una princesa pija, dejaba clara sus intenciones. En ella, Samantha, de 57 años y fruto de una relación de Thomas anterior a Doria Ragland, se creaba un personaje de dolor de cabeza público y constante para Meghan, que ya había dejado pinceladas de cómo era la rama paterna de su familia en el programa de Oprah Winfrey de forma sucinta.

En la ya famosa entrevista, la esposa del príncipe Harry habló sin tapujos de las dificultades económicas que atravesó de pequeña, cómo fue ella quien se tuvo que pagar todos sus gastos universitarios y aseguró que había sido «difícil» criarse dentro del entorno de su familia paterna. Estas son las palabras que un año y medio después han acabado en los juzgados.

Samantha, que ha intentado negar dichas declaraciones en sus propias entrevistas posteriores definiendo a su hermana como una niña malcriada o una desagradecida, finalmente decidía pasarse a la vía judicial y denunciarla por difamación, antes incluso de que la sentencia del juicio entre Amber Heard y Johnny Depp abriese la veda de este tipo de demandas entre los famosos, tal y como ha hecho.

Ahora, los abogados de Meghan Markle han contestado a lo que les parece casi una tomadura de pelo a través de unos documentos legales que han llevado ante un tribunal de Florida. En ello piden que se desestime la demanda de Samantha, ya que, explican, no se puede considerar difamatorio en ningún caso un mero relato subjetivo sobre las experiencias que vivió y los sentimientos propios de la infancia y adolescencia.

«Es una percepción que en ningún caso está sujeta a los parámetros de lo falso y verdadero. Es imposible imaginar algo más personal y auténtico que la manera en que cada uno ve su infancia. No deja de ser una declaración subjetiva y personal sobre cómo se siente alguien en su niñez», justifican en su respuesta a la justicia.

«La demandante [Samantha] afirma que puede conseguir refutar que Meghan creció como hija única, pero esta percepción no se puede falsar de manera inherente ya que es difícil imaginar un sentimiento más personal y subjetivo que cómo uno ve su propia infancia», agregan, así como que las palabras de Meghan en ningún momento pretendían «hablar de un hecho objetivo sobre que no tenía hermanos genéticos o hermanastros».

Además, ante la petición judicial de Samantha de reclamarle 67.000 dólares a Meghan a modo de indemnización por «la humillación, vergüenza y odio a escala mundial» que le produjo, además de la entrevista, la biografía de los Sussex, Finding Freedom, su equipo legal explica: «Meghan no escribió esas declaraciones; no puede ser responsable de ellas».


¿TE GUSTA ESTO? ¡¡¡COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS!!!

0
51 shares
@iVictorGonzalez #Farandictor